Cada 21 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Alzheimer. Es la forma más común de demencia. Afecta a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. En el 90% de los casos se instaura después de los 65 años.

El deterioro de la función cognitiva suele ir acompañado, y en ocasiones es precedido, por el deterioro del control emocional, el comportamiento social o la motivación. El Alzheimer no tiene cura, pero hay tratamientos que permiten ralentizar el empeoramiento de los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas.

Es importante resaltar que los síntomas de demencia nunca corresponden a una consecuencia normal del envejecimiento. Se estima que cuando un paciente es diagnosticado formalmente con Alzheimer, su #cerebro ya ha sufrido #cambios #neurodegenerativos por más de 10 años, razón por la cual es imperativo consultar ante los primeros indicios de síntomas. Conozcamos datos relevantes sobre la demencia.