Desde diciembre de 2019 en adelante, nuestro mundo cambió. El surgimiento y la posterior expansión del COVID-19 alteró las relaciones humanas y la forma en que vivimos, impactando de manera transversal en todas las industrias en mayor o menor medida. La pandemia por el nuevo coronavirus colocó desafíos importantes en el camino de Megalabs como organización, particularmente, debido al carácter regional del Grupo, que cuenta con presencia en 18 países, cuyas realidades son diferentes desde el punto de vista sanitario y en cuanto a la propagación del virus.

Megalabs nació siendo una compañía orientada hacia la excelencia, en la que para alcanzar ciertos estándares de calidad es necesario contar con una fuerte flexibilidad y capacidad de adaptación a nuevos escenarios. Y si bien el COVID-19 es un fenómeno más inesperado e impactante que cualquier otra situación atravesada por la organización anteriormente, Megalabs cuenta con fortalezas en sus equipos, procesos y tecnología que han ayudado a gestionar los desafíos de una mejor manera. Para conocer de primera mano cómo se vivió esa experiencia, hablamos con 3 referentes del área de Producción de la compañía: Analía Costa (Química Farmacéutica y Gerente de Calidad en Megalabs), Gisselle Figueroa (Química Farmacéutica y Directora Técnica de Planta General) y Anibal Marsiglia (Químico Farmacéutico y Gerente de Operaciones en Planta General).

PENSAR EN CONJUNTO

Analía Costa es Gerente de Calidad en Megalabs y cuenta con una importante trayectoria en la organización. Actualmente, su rol consiste en atender las necesidades y velar por el cumplimiento de las políticas de calidad de las diferentes plantas de fabricación del grupo en Latinoamérica y colaborar en la gestión de su funcionamiento. Analía asegura que el COVID-19 es la primera situación excepcional que impacta en la organización en su totalidad, afectando a todas las oficinas y plantas de la compañía. «Estábamos acostumbrados a tener temblores en Chile, lluvias intensas en Perú y huracanes en Centroamérica, pero nunca un fenómeno tan común a todos los países que integran el grupo. En ese sentido, el coronavirus tuvo un impacto mucho más global. Al principio, fue desafiante, porque nos íbamos enterando de la situación en cada país y cómo las oficinas allí presentes iban respondiendo ante este nuevo contexto».

«Rápidamente tomamos acciones para pensar en conjunto, nos reuníamos de forma virtual todos los días porque el impacto de la pandemia fue y es muy diferente en cada país en los que está presente la compañía, actualmente mantenemos esas reuniones semanalmente. Cuidar y mantener los aspectos de la gestión de calidad enmarcados en las diferentes circunstancias locales fue el mayor desafío, manteniendo la premisa del cuidado de nuestra gente ante todo», asegura Analía.

"Estábamos acostumbrados a tener temblores en Chile, lluvias intensas en Perú y huracanes en Centroamérica, pero nunca un fenómeno tan común a todos los países que integran el grupo"

Analía Costa, Gerente de Calidad Megalabs

TIEMPOS DE INCERTIDUMBRE

Anibal Marsiglia es Gerente de Operaciones en la Planta General de Megalabs en Parque de las Ciencias. Es responsable de áreas como producción, planificación, seguridad y mantenimiento. Al recordar los primeros días tras la detección de casos de COVID-19 en la región, Anibal hace referencia a un contexto incierto, con mucha información circulando y pocas certezas en relación al impacto que el virus podría tener en la industria. «Megalabs cuenta con proveedores de China, India, Alemania e Italia y dada la situación en esos países en marzo, era prudente cuestionarse si esas empresas podrían continuar su funcionamiento habitual y abastecer a nuestra organización. No hablamos únicamente de compañías proveedoras de materias primas sino de insumos en general para limpieza y otras funciones».

Anibal señala que un producto que vio su demanda fuertemente incrementada dentro de la compañía fueron los tapabocas, mascarillas o barbijos, utilizados por los colaboradores de Megalabs para desempeñar sus tareas habituales. «Pasamos de un uso de 1.000 unidades al mes a 5.000», comenta.

“Fue de vital importancia demostrar a las personas que su aporte es esencial para el funcionamiento de la compañía y señalarles con convicción real cuál era el camino a seguir”

Anibal Marsiglia, Gerente de Operaciones en Planta General Megalabs

ADAPTARSE A UN NUEVO CONTEXTO

Gisselle Figueroa es la Directora Técnica de la Planta General en Parque de las Ciencias. Es responsable de la liberación de productos Megalabs para la venta en los diferentes mercados y una de sus principales funciones consiste en asegurar y controlar los estándares de calidad en las diferentes etapas del proceso productivo, que abarca désde el fraccionamiento de materias primas para la fabricación, hasta la obtención del producto terminado y sus análisis. Gisselle explica que uno de los principales desafíos que Megalabs vivió durante estos últimos meses fue considerar la posibilidad de cierre de la planta por un eventual contagio de COVD-19, algo que no sucedió, pero hubiera afectado de manera importante a la organización y también a los pacientes que dependen de nuestros medicamentos para continuar con sus tratamientos. «Nosotros somos un servicio esencial» asegura Gisselle. «En esta pandemia, formamos parte de la cadena de suministro directa».

"La política de Megalabs de apostar por la tecnología nos encontró fortalecidos en este momento de crisis y nos permitió salir adelante en forma rápida"

Gisselle Figueroa, Directora Técnica Megalabs

COMPROMISO Y LIDERAZGO

Considerar esta situación llevó a la compañía a solicitar a sus colaboradores en planta continuar con la modalidad de trabajo presencial e incluso realizar horas extra para adelantar producción y así asegurar el abastecimiento de medicamentos de calidad en todo el continente. Gisselle, Analía y Anibal aseguran que esto fue posible gracias a un fuerte compromiso de los trabajadores de Megalabs, quienes colaboraron para lograr un incremento en la producción. De esta manera, la organización se adelantó a un posible escenario adverso en el que una demanda insatisfecha de medicamentos podría desatar complicaciones sanitarias graves en la región. El personal de planta entendió las particularidades de esta situación global y realizó un esfuerzo para evitar problemas futuros.

Por su parte, la compañía buscó llevar tranquilidad al personal implementando rápidamente medidas que priorizaran el distanciamiento físico y minimizaran el riesgo de contagio. «Identificamos tres espacios en donde podían existir condiciones que favorecieran la propagación del virus: los vehículos en los que los colaboradores son trasladados a la compañía, los vestuarios y el comedor» asegura Anibal.

Dado que Megalabs brinda desayuno, almuerzo y merienda a sus colaboradores, el comedor es un espacio que cuenta con la presencia de un número importante de personas durante toda la jornada laboral. Es por eso que la dinámica habitual de ese espacio fue modificada a través del distanciamiento en las mesas, la desinfección de cubiertos en el momento, el uso de botellas individuales y protocolos estrictos en cuanto al manejo de los alimentos por parte del personal que los sirve, quienes además usan tapabocas en todo momento. A esas medidas se sumó la disponibilidad de alcohol en gel junto a las máquinas expendedoras de tickets y en todas las mesas del comedor.

“Algunas acciones recomendadas por las autoridades sanitarias fueron implementadas por Megalabs de manera temprana, como la toma de temperatura desde el 16 de marzo en adelante a los colaboradores, previamente a su ingreso a la planta o las oficinas” agrega Anibal. “Esta medida fue replicada a las demás oficinas y plantas del Grupo en Latinoamérica».

INTENSIFICAR MEDIDAS

Gisselle Figueroa comenta que un aspecto que favoreció a Megalabs a la hora de minimizar el potencial de expansión del virus tiene que ver con las prácticas de higiene e inocuidad que caracterizan a la industria farmacéutica y que la organización implementaba de manera habitual antes del surgimiento del nuevo coronavirus. «Por supuesto que algunas medidas se intensificaron» comenta Gisselle. «Decidimos mantener abiertas algunas puertas internas para evitar el contacto de los colaboradores con las superficies. Y en aquellas superficies en donde inevitablemente existe el contacto, aumentamos las medidas de higiene».

Analía Costa agrega que para llevar adelante el incremento de medidas de higiene, Megalabs realizó instancias de capacitación al personal de limpieza, indicando los espacios que debían higienizarse con mayor profundidad y con qué productos era recomendable hacerlo.

MARCAR EL CAMINO

Anibal Marsiglia recalca la importancia del liderazgo a la hora de reorganizar el trabajo durante los primeros días de la pandemia. «Fue de vital importancia demostrar a las personas que su aporte es esencial para el funcionamiento de la compañía y señalarles con convicción real cuál era el camino a seguir» comenta.

Este liderazgo se vio complementado por un acompañamiento que Megalabs le dio a sus colaboradores, escuchando sus inquietudes de manera presencial y a través de una plataforma digital. «Buscamos mantener los equipos presenciales y en regimen de home office funcionando en forma coordinada. Para ello fue importante el apoyo del departamento de recursos humanos así como de los responsables de cada sector» asegura Gisselle. «Es importante destacar la tarea que realizó el área de Tecnología Informática de la compañía. En tiempo record prepararon todos los equipos para que algunos colaboradores pudieran realizar home-office y lograron que las conexiones y los accesos remotos funcionaran de manera perfecta. Creo que la política de Megalabs de apostar por la tecnología nos encontró fortalecidos en este momento de crisis y nos permitió salir adelante en forma rápida”.

«Paralelamente, realizamos esfuerzos para motivar a los colaboradores que están viniendo a trabajar todos los días» comenta Analía. «Tuvimos espacios de contención emocional con el objetivo de abordar las situaciones de los colaboradores de forma individual. Y el resultado de esas acciones fue muy positivo».